Un Régimen Especial con carencias

Un Régimen Especial con carencias

Jordi Mora, presidente de la Federación de la Pequeña y Mediana Empresa de Mallorca (PIMEM) ha valorado “positivamente” la aprobación de un Régimen Especial para las Islas Baleares (REIB) “en el cual todavía se aprecian ciertas carencias respecto al documento original presentado a principios de legislatura”.

Tras la reunión de ayer entre el Govern de las Islas y las diferentes organizaciones sociales y civiles de la comunidad en la que se dio a conocer el paquete de medidas que se aplicarán en la primera fase REIB, Mora ha querido mostrar su satisfacción por la aplicación del documento que se aprobará mediante un Decreto Ley. “Es un REIB extraño, muy necesario para los ciudadanos de estas islas. Está claro que no cumple las expectativas, pero si todos vamos en la misma dirección podría convertirse en un documento muy relevante para nuestra historia”.

Precisamente el presidente de PIMEM con estas palabras ha querido llamar la atención del resto de fuerzas políticas de las Baleares para que apoyen este REIB, tengan una “visión a largo plazo” y no lo utilicen como herramienta política “para la captación de votos”.

Pese a la positividad inicial, el máximo representante de la Federación ha querido recordar que, en 1998 también se hicieron promesas que 20 años más tarde “aún no se han visto cumplidas”. Esta precaución se debe a que el grueso de las medidas fiscales del REIB se aplicarán en una segunda fase vinculadas a un anteproyecto de ley que deberá aprobar el nuevo Gobierno, “esto nos genera la inseguridad”.

Para Mora tras la publicación en el BOE del REIB empezará una nueva etapa en la que el Comité Ejecutivo de la Federación deberá centrar sus esfuerzos “en realizar un análisis riguroso de todos los puntos que se han incluido en el nuevo REIB” para valorar su impacto y su transcendencia real en la ciudadanía y en el sector empresarial.

Reconocimiento del hecho insular

Por último, en PIMEM valoran positivamente “el reconocimiento que se hace de las desventajas que produce el hecho insular en los ciudadanos de nuestro archipiélago. Gracias a la introducción del término factor de insularidad Baleares se verá situada en la media de inversiones del Estado en las diferentes autonomías”. La Constitución reconoce en su artículo 138 el hecho insular, como un elemento diferencial que debe ser tenido en cuenta para el justo equilibrio económico entre los territorios. La insularidad y la doble insularidad balear generan un conjunto de desventajas que deben ser corregidas o compensadas.

Sin comentarios

Publicar un comentario