PIMEM prevé una festividad de ‘Tot Sants’ a la baja

PIMEM prevé una festividad de ‘Tot Sants’ a la baja

La Federación de la Pequeña y Mediana Empresa de Mallorca (PIMEM) augura un ‘Tot Sants’ a la baja tras conocer las primeras impresiones de sus asociados pertenecientes a los sectores de centros de jardinería y floristerías; y al de panadería. “Hemos percibido una preocupación real entre los socios. Todos creen que las pérdidas se deben a tres factores, la pérdida de la tradición, el clima y la desaceleración económica que está golpeando a la comunidad estos últimos meses” explica Jordi Mora, presidente de PIMEM.

Según los asociados del gremio de la jardinería y la floristería pese a que están siendo días de buen tiempo, la festividad está entrando más tarde que otros años y la gente está retrasando sus compras”. Para este sector las principales ventas durante estos días son los Crisantemos y los Centros Florales de Gladiolos o Claveles. “Son los principales puntales en los que se basan nuestros ingresos durante este día” ha comentado Federico Álvarez, socio del Centro de Jardinería Edeen.

Además, este otoño está siendo una estación extraña según los profesionales del sector. “Estamos teniendo buen tiempo, pero hace demasiado calor y las plantas otoñales no aguantan estas temperaturas, es por eso que creemos que la gente está retrasando sus compras”.

Por parte de las panaderías, Miquel Torrens, presidente de la Asociación de Panaderías de PIMEM también cree que el tiempo está perjudicando a las ventas. “Los buñuelos son un alimento otoñal que se consume con la llegada del frio. Al tener un clima caluroso la gente no los consume y hemos notado una caída grave de las ventas”.

Ahora bien, los buñuelos no son el único dulce que se consumirá durante este puente de Todos Los Santos, “los rosarios y los panallets también son típicos, pero la pérdida de la tradición está provocando una caída del 20% en el consumo de estos” continua Torrens.

Torrens achaca a Halloween como otra de las causas que están afectando al sector. “La gente prefiere los disfraces y los caramelos. Exceptuando la clientela de mayor edad, ya no se compran los productos mallorquines típicos de esta festividad”.

Por último, la desaceleración es el último factor que según los sectores está pasando factura a la festividad. “La gente percibe incertidumbre en la economía y el consumo está disminuyendo, aumento por consecuente el ahorro” finaliza Mora.

Sin comentarios

Publicar un comentario