España, tercer país de Europa con más autónomos en zonas rurales

España, tercer país de Europa con más autónomos en zonas rurales

En las zonas rurales trabaja el 18,6% de los autónomos españoles, según datos que ha publicado la oficina de estadísticas europeas (Eurostat), en la que se comparan datos de 16 países europeos sobre el número de trabajadores autónomos en zonas poco pobladas, haciendo de esta forma que el país se posicione como el tercero en el ranking europeo en este sentido.

España supera en cinco puntos la media de autónomos rurales de los países europeos (13,2%). Y es que, las zonas rurales de Europa se están vaciando. Esta transición presenta algunos retos a los que desde la UE se pretende hacer frente.

Desde la Unión Europea pretenden introducir el concepto de pueblo inteligente. Dicho término alude a aquellas comunidades que se niegan a esperar a que se produzca un cambio en ellas. Los pueblos inteligentes están compuestos por personas que viven en zonas rurales y que toman la iniciativa para explorar soluciones prácticas a los problemas a los que se enfrentan y sacar partido a las nuevas oportunidades. Según los datos europeos, miles de comunidades rurales se están sumando de diversas formas.

Pepe Galván, secretario general de la Unión de autónomos UATAE Andalucía declara “El medio rural es un entorno estratégico, por cuanto abastece de alimentos seguros y de calidad. No obstante, la despoblación de las zonas rurales y los movimientos migratorios sigue creciendo, acusada por los desequilibrios de índole administrativa, económica, social, demográfica o relacionados con la sociedad del conocimiento. Una de las claves para frenar esta sangría poblacional es, precisamente, el autoempleo. Contra esta tendencia poblacional, los autónomos siguen apostando por crear riqueza en estas zonas”

Concretamente en Andalucía, el 70% de los autónomos están fuera de los grandes núcleosurbanos, lo que nos deja ver la necesidad de seguir aportando iniciativas, de forma que estos puedan competir en igualdad de condiciones.

Las zonas rurales, como lugares para el desarrollo empresarial, suelen presentar una serie de desventajas. Las más importantes guardan relación con sus características geográficas, su población, sus infraestructuras y sus recursos. El relativo aislamiento de los mercados, la insuficiente demanda local y la falta de instalaciones -sobre todo fibra óptica- y servicios pueden limitar el potencial de crecimiento de la economía local en las zonas rurales.

Para ello hemos de dotar a nuestros autónomos rurales de las herramientas necesarias para competir en igualdad de condiciones que las grandes empresas, según el estudio del Consejo Económico y Social de España titulado ‘El medio rural y su vertebración social y territorial’, en el medio rural solo un 30% cuenta con cobertura de banda ancha de 30 megabits por segundo y únicamente el 15,8% alcanza una velocidad de 100 megabits, mientras que en el conjunto del territorio son el 71,2% y un 65,7%.

Pepe Galván añade, “Tanto la Tarifa Plana, como la Tarifa Plana Agraria, son medidas con buen espíritu pero que no solucionan el problema troncal de un modelo de cotización injusto, desde UATAE Andalucía pedimos la puesta en marcha de la cotización por ingresos reales cuanto antes, para que cada autónomo soporte una cuota acorde a sus ingresos.”

La encuesta revela que España se sitúa por detrás de los Países Bajos, que tiene un 22,8% de autónomos en zona rural, y Francia, con un 22% de autónomos en estas zonas poco pobladas. En La tendencia en España es al alza ya que, desde el año 2009 ha crecido en un 3,4% el número de trabajadores autónomos en estas zonas.

Sin comentarios

Publicar un comentario